PASO DEL SEÑOR

CRONOLOGÍA PASOS DEL SEÑOR

El primer paso que tuvo Nuestro Padre

Jesús del Gran Poder, fue en 1949, el Señor sale a las calles de Montellano en andas, una parihuela  portada por 6 hombres (Portadores) y sujetados por horquillas, un  paso que aproximadamente  mide unos 1,5m x 2,00m, fue diseñado, hecho y tallado en Montellano, por Arsenio Méndez y Hermenelgildo Buces. Era de madera, con detalles en plata y estaba iluminado por cuatro faroles de madera, en los cristales de dichos faroles estaba grabado el escudo de la Hermandad. Esta foto el señor viste túnica de terciopelo morada, bordada en oro, donada por una devota. Entonces el monte del Señor era de flores silvestres.

La Hermandad compra un paso de segunda mano a una hermandad de Ayamonte, un paso al “Estilo Sevillano”, de respiradero y canastilla, paso realizado en madera de pino, tallado, estucado y dorado, de estilo renacentista y gótico, asombró a los vecinos del pueblo por tan portentoso paso (para aquellos tiempos). Los costaleros que lo sacaban a las calles del pueblo, eran costaleros profesionales que venían de localidades vecinas, hasta que se fundó la Agrupación Hermanos del Costal.

Paso dorado con canastilla y respiraderos, alumbrándose por un candelero de guardabrisa en cada esquina, cada uno tenía cuatro puntos de luces y en el centro un cirio, también el monte del señor estaba compuesto por flores silvestre.

Más tarde,  sigue con el mismo paso procesional, pero se cambian los candeleros de guardabrisa, tallados, estucados y dorados, por cuatro faroles  de la Hermandad del Cristo de la Esperanza de la vecina Localidad del Arahal, de la autoría de Pineda Calderón.

Posterior, por el mal estado de la parihuela (estructura del paso), se cambió. Se realizó en metal, con un nuevo sistema que permitía jugar con la altura de las trabajaderas. Seguía con los faroles de Pineda, otro cambio que sufrió, también por el mal estado, fueron los respiraderos, que se sustituyeron por unos de terciopelo burdeos y malla dorada, el perímetro estaba rodeado de flecos dorados.

Se realiza un paso procesional para el señor sobre la última parihuela, partiendo de ella, se hicieron a medida los respiraderos,  canastilla y faroles, en orfebrería, de latón patinado con betún de judea.

Fue diseñado por José Luis Jiménez y confeccionado por José Brihuega, se estrena en la Semana Santa de 1992, y se mantuvo hasta 2004. Como dato curioso, decir que este paso está en Madrid Capital, saliendo en procesión con un Nazareno.

Un paso vistoso y bien trabajado por sus creadores, para el paso se encargó dos grupos escultóricos de querubines (dos en cada uno), cada grupo sustenta un farolillo en los laterales del paso y cuatro Evangelistas, estas obras, salen de las manos de José Manuel Cosano Cejas, más tarde tallo cuatro querubines portando los atributos.

También se realizaron los pies y coronas de las tulipas.

Desde 2004 hasta hoy en día…

Se plantea la posibilidad la Junta de Gobierno, de comprar un nuevo paso para el Señor, se trata de un paso de grandes dimensiones, de madera tallada, estucado y dorado, en Oro de San Luis (un oro de buenísima calidad por lo tanto el mejor del mercado), es un paso de segunda mano que proviene del Arahal, con 7 trabajaderas, 

canastilla con considerable altura, en la canastilla se observan los misterios de la Pasión, contiene una capilla en cada esquina donde van cuatro angelotes, el paso tiene una crestería de unos 20 cm, rodeando todo el perímetro. En los respiraderos se observa en la parte delantera el escudo de la hermandad y en los cuatro, ángeles y detalles frutales y florales. Los faroles son los mismos del paso anterior  de José Brihuega, pero plateados y maniguetas talladas, en color madera.

HISTORIA DEL PASO ACTUAL:

El Paso Procesional del Señor proviene de la localidad del Arahal, de la Hermandad de Jesús, este paso, se construye a principios del siglo  XIX, de dimensiones medianas, con las proporciones justas para portar al antiguo Nazareno de dicha Hermandad y  con candelabros guardabrisas. Desde entonces permanecería inalterable   hasta el año 1946, en el que la Junta de Gobierno de la Hermandad de Jesús decide ampliarlo por  incorporar un cirineo ayudando a llevar la Cruz  Nuestro Padre Jesús Nazareno, sustituyendo los cuatro candelabros guardabrisas por cuatro faroles de madera, así como otras modificaciones diseñadas por el escultor y restaurador D. José Rivera García.

“Fue acordado alargar la longitud del paso un metro aproximadamente para poder incorporar la imagen del Cirineo, además se encargaron cuatro faroles, dos mecheros, crestería y respiraderos, pero siendo el coste del dorado bastante elevado, se acuerda dorar solamente los faroles y crestería, dejando la parte del canasto y respiraderos para dorarlos en años sucesivos ” _Acta de la Hermandad del Nazareno.

En el año 1974, el paso se somete a una nueva remodelación que cambiaría por completo su fisonomía. Se retallaron las partes del canasto que estaban lisas, se ensancharon los respiraderos, se tallaron sobre las esquinas nuevas capillas con sus respectivas efigies de evangelistas y se cambiaron los anteriores faroles de madera, por unos de orfebrería en metal plateado.

“El Hermano Mayor presenta el proyecto y presupuesto del arreglo del Paso, dando cuenta que el trabajo de talla lo relaizará el tallista Sr. Martínez según dibujo y bajo la dirección del escultor Manuel Pineda Calderón, siendo este último autor de los cuatro evangelistas para las capillas” _ Acta de la Hermandad del Nazareno.

Desde entonces hasta que en 2003 adquiere nuestra Hermandad el referido Paso Procesional para la Imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, compra aprobada en el Cabildo Extraordinario de Oficiales del día diez y ocho de julio de dos mil tres. Se informa de la remodelación que ha de sufrir el paso procesional para una mejor adaptación a la Imagen de Nuestro Señor, siendo esta; desmontar el monte del paso y ponerlo más bajo, así como añadirle una trabajadera más, quedando un total de siete trabajaderas.

En dos mil cinco, se acuerda rebajar la las partes altas de la crestería, llevando a cabo este trabajo el imaginero  José Manuel Cosano Cejas. Se restauró de estructura interior de la canastilla, una sujeción más segura  a la última trabajadera y una revisión al monte, donde se une la Imagen de Nuestro Señor.